Autor Tema: ¡Ingleses, a mi la guardia!  (Leído 3821 veces)

Cedric

  • Moderador
  • Usuario Completo
  • *****
  • Mensajes: 222
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
¡Ingleses, a mi la guardia!
« en: 16 de Febrero de 2013, 01:48:35 am »
Eso es lo que debería estar gritando Enrique V, rey de Inglaterra, en su campamento a las afueras de Ruán.

Verán, mis apreciables jugadorzuelos, el juego está a punto de empezar y parece que los franceses le van a poner una buena tunda a sus enemigos. Me explico, en 1418 (no me refiero al juego, sino a la fecha histórica) el reino francés estaba completamente a merced de cualquier enemigo. Los ingleses campaban a sus anchas por Normandía y el Bajo Sena. Los borgoñones sostenían París y algunas fortalezas cercanas, con algunas dificultades, por supuesto, pero lo hacían.

En 1418 (el juego) las cosas parecen pintar distintas. Gracias a una hábil planeación de los caballeros guerreros de la corte, así como un diestro tesorero que ha sabido impulsar la economía francesa y un discreto pero nada tonto gran almirante, el reino de Francia ha dado un gran vuelco a la historia. En las fronteras bélicas hay 13 ejércitos franceses, destacados de tal manera que entrarán en acción el próximo turno y, tal parece, lucharán todas las batallas con una aplastante ventaja numérica. A estos valientes franceses se enfrentan 13 ejércitos ingleses que han sido sorprendidos de día de campo y están repartidos por toda Normandía sin posibilidad real de apoyarse unos a otros.

Pongo un ejemplo, el más crítico de todos: El tesorero real se ha destacado en Alençon al mando de cuatro compañías recién reclutadas. Enfrentándose a él hay tres compañías inglesas repartidas por toda la frontera normanda. Si los ingleses se repliegan en una sola posición y esperan el ataque inglés, el combate sería de 3 vs 4 compañías, algo que suena más o menos justo. Pero dado que los movimientos de no combate se realizan después de los de combate, los franceses podrían atacar a cualquiera de los tres ejércitos ingleses antes de que estos se movilizaran para defenderse, lo cual implicaría una batalla de 1 vs 4.




La misma situación se da hacia el norte, en Ruán, donde 2 compañías inglesas se enfrentarán a 3 francesas. En el sur, si bien los franceses no tienen una aplastante superioridad militar, sí lograrán contener a los borgoñones, impidiéndoles salir de las inmediaciones de París. Por si esto fuera poco, hay dos jugadores que no han enviado turnos, si lo hacen y reclutan tropas, los ingleses estarían fritos y su super-invasión se iría al caño.

Me percato, pues, de que he cometido dos grandes errores. Primero, he revelado las posiciones inglesas y borgoñonas sin reparo, de manera que ustedes han planeado sus movimientos adelantándose, digamos, al enemigo. Ustedes, como jugadores, tienen información privilegiada sobre la cantidad de fuerzas enemigas así como su ubicación, lo que les da una ventaja inmensa. Y segundo, he permitido, en un descuido, que se posicionen a tiro de piedra del enemigo, de tal manera que la batalla de inicio ya, el próximo turno, sin que ingleses o borgoñones se puedan movilizar para tomar medidas defensivas.

Este estado de cosas, un ejército francés bien organizado, con una sorprendente capacidad de respuesta ante la (en teoría) aplastante invasión inglesa, difiere mucho de mis planes y de la historia. Por lo tanto, será necesario que haga una trampa exclusiva del director de juego y que seguramente será recibida con gran alegría, muchos aplausos y algunos urras por parte de los jugadores:

Destacaré 6 compañías inglesas y 1 borgoñona en distintos condados, limitándome a posicionarlas en condados rojos y permitiéndoles a ustedes conservar la ventaja táctica o estratégica en todas las posiciones, de tal manera que sus movimientos ofensivos (que van a realizar el próximo turno) no se vean frustrados, pero tampoco sean pan comido.1

Dicho esto. Continuamos.




 1 El número de compañías que voy a destacar podría aumentar dependiendo de cómo envíen turno los dos jugadores que no lo han hecho, Viu y Branlu. Si alguno de ellos se pone muy loco y recluta, como lo hizo el tesorero, 4 compañías listas para la batalla, yo tendría que responder con más compañías inglesas. Sí, es injusto que ustedes deban conservar la posición perdedora en todos los casos, pero, oigan ¿quién dijo que la guerra era justa?
Moderador de 1418
"La guerra sin fuego es como una salchicha sin mostaza"

-Aikarus

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 40
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Re:¡Ingleses, a mi la guardia!
« Respuesta #1 en: 16 de Febrero de 2013, 02:04:10 am »
Caballeros, logramos una victoria mas allá de lo que me hubiera esperado jamás.

Creo que rompimos a Cedric :/

Gavin Montbard de Bethune

  • Usuario Jr
  • **
  • Mensajes: 56
  • Actividad:
    0%
  • Einai kalytero anthropo apo ton patera toy.
    • Ver Perfil
Re:¡Ingleses, a mi la guardia!
« Respuesta #2 en: 16 de Febrero de 2013, 12:54:26 pm »
JAJAJAJAJAJA.


Solo falta que el Rey de Aragón se anime a recuperar la Occitania!!

Miguel Doukas.

Branlu riacet

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 16
  • Actividad:
    0%
  • Edoard Clemant en 1408
    • Ver Perfil
Re:¡Ingleses, a mi la guardia!
« Respuesta #3 en: 16 de Febrero de 2013, 08:59:05 pm »
A por ellos, viva Francia, larga vida al Rey.

Cedric

  • Moderador
  • Usuario Completo
  • *****
  • Mensajes: 222
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Re:¡Ingleses, a mi la guardia!
« Respuesta #4 en: 16 de Febrero de 2013, 09:38:03 pm »
Aikarus ya me sugirió resucitar al Rey Arturo. Lo estoy pensando seriamente...  :P
Moderador de 1418
"La guerra sin fuego es como una salchicha sin mostaza"

-Aikarus

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 40
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Re:¡Ingleses, a mi la guardia!
« Respuesta #5 en: 18 de Febrero de 2013, 07:37:39 pm »
Si los personajes de 1418 hubieran habitado el mundo de Westeros (A Song of Ice and Fire), su historia hubiera sido muy diferente. (ALERTA: Spoilers del 1 y 2 libro) [Gracias a Gavin por la idea]

Una sombría figura se levanta en la corte del rey Robert Baratheon. Es el mismísimo Lord Mormont, Señor Comandante de la Guardia de la Noche.

-Señores, el invierno se acerca y las fuerzas de la Guardia disminuyen a cada instante. Hemos escuchado rumores de movilizaciones de salvajes tras los muros y... cosas peores. Necesitamos mas sold...

-No se diga más, Lord Mormont. -Anuncia Ned Stark. -En lo que usted terminaba de hablar, ya levanté 4 ejércitos y ya estamos marchando hacia ahí.

-No podemos permitir que las viejas rencillas nos estorben en estos momentos. -Dice también Tywin Lannister, el patriarca de su casa. -Yo también levanto 4 ejércitos y marcho hacia el Norte. No se preocupe, señor Mormont, nosotros nos ocupamos. Mientras, la Guardia puede sentarse a descansar, o a tocar canciones.

Ned Stark y Tywin Lannister salen hacia el norte, con sus ejércitos entablando amistad y cantando canciones durante todo el trayecto.

-Pero... ¿Qué hay de las rebeliones en el Sur? -Pregunta Robert Baratheon. -Creo que mi hermano Stannis desea el trono que me pertenece por derecho...

-Mi señor, la rebelión de Stannis fue aplastada la semana pasada, antes de que el pobre siquiera se diera cuenta de sus intenciones. Los Tyrell levantaron en armas a todas y cada una de las familias de las tierras del sur, al menos doce ejércitos en total. -Anuncia un caballero de la guardia real.

-Uh... Bien, pero ¿No acabamos de recibir noticias de que la casa Targaryen aun sobrevive en la forma de dos pequeños niños, ocultos en la ciudad de Pentos?

-Suena una amenaza lo suficientemente grave para que levante 4 ejércitos, los ponga en barcos y crucemos el océano. Deme dos horas para hacer las maletas. -Exclama otro noble, que sale corriendo del castillo, llamando a gritos a sus pajes.

-Bueno... este... No se si sea un buen momento para hablar de esto pero creo que mi esposa me quiere asesinar y poner a mi hijo en el trono y...

-No se diga mas. Levanto 4 ejércitos y marcho contra su esposa.

-¿4 ejércitos? Es solamente una persona, está ahora en su recámara, no creo que...

-Tiene razón, no podemos confiarnos. Yo también levanto 4 ejércitos.

-¿No creen que están exagerando? Mi esposa...

-¡En marcha, caballeros de los 7 reinos! ¡Hacia la gloria y la muerte!

En el camino, otros seis nobles se levantan en armas y reúnen sus ejércitos en los pasillos del castillo.



« última modificación: 18 de Febrero de 2013, 07:39:45 pm por -Aikarus »

-Aikarus

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 40
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Re:¡Ingleses, a mi la guardia!
« Respuesta #6 en: 18 de Febrero de 2013, 07:58:46 pm »
En otro universo, muy distinto...

Gandalf el Blanco irrumpe en Rohan a toda velocidad. Ha llegado a advertir al Rey Théoden de la nube negra que crece sobre Mordor y amenaza a toda la Tierra Media...

-¡Arriba, arriba, Rohan, se acercan noticias funestas y...! ¿Donde están todos?

La ciudadela está vacía. Solamente un viejo mendigo, enfermo y solitario se acerca ante el llamado del mago.

-¿No lo escuchaste? -Le pregunta, incrédulo. -Nuestros exploradores encontraron hace seis meses a un orco solitario que estaba perdido en nuestras fronteras. En respuesta, Théoden re-entabló su vieja amistad con Gondor y juntos levantaron una marea de ejércitos como nunca antes se habían visto. En estos momentos están aplastando a los campamentos de orcos que se estaban reuniendo en Mordor.

-Yo no... Bueno, eso es una gran noticia... Pero no deberían confiarse, el Señor Oscuro tiene poderosos aliados que aún no conocemos y...

Gandalf se da la vuelta al escuchar el sonido de miles de caballos cabalgando a toda velocidad. Fuera de Rohan se ve pasar millares de elfos en armaduras doradas, al mando de Lord Elrond y Lady Galadriel. El Mago Blanco se teletransporta al lado del Medio Elfo, sin dar crédito a lo que ven sus ojos.

-Escuchamos que Gondor y Rohan marcharon hacia Mordor y decidimos ir a apoyarlos. En el camino nos tomamos la libertad de aplastar a los corsarios que apoyan a Mordor y convencimos a los ents de rematar a Saruman el traidor, y a su torre en ruinas.

-Elrond, aplaudo tu iniciativa, pero recuerda que el Señor Oscuro es mas poderoso de lo que imaginamos y...

Gandalf es interrumpido otra vez por un chillido que proviene desde los cielos. Incrédulo, el mago levanta la vista a tiempo para ver cruzar las nubes, a toda velocidad, a las Grandes Águilas, los espíritus emisarios del mismísimo Manwe. Y montadas sobre ellas va Frodo, seguido de cerca por toda la comunidad del anillo. Van en dirección hacia Mordor y sin intenciones de detenerse.

-¡Por Eru, que demonios...!

Se acerca un explorador elfo.

-Lord Elrond, nuestra avanzadilla se topó con una criatura deforme y malicienta llamada Gollum. Como no estábamos seguros que hacer con ella, movilizamos todo un batallón contra él y lo hemos reducido a trozos.

-Buena decisión, Glorfindel. ¡Ahora, hacia Mordor! ¡No mas distracciones!
« última modificación: 18 de Febrero de 2013, 08:06:43 pm por -Aikarus »

Cedric

  • Moderador
  • Usuario Completo
  • *****
  • Mensajes: 222
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Re:¡Ingleses, a mi la guardia!
« Respuesta #7 en: 19 de Febrero de 2013, 04:45:06 am »
Ya se calmarán con el tiempo, y verán que la guerra en Normandía es una guerra de posiciones, táctica. Las batallas épicas no fueron hechas para los franceses...
Moderador de 1418
"La guerra sin fuego es como una salchicha sin mostaza"

 

anything