Autor Tema: Sobre las cosas del Reino de Francia  (Leído 2155 veces)

Cedric

  • Moderador
  • Usuario Completo
  • *****
  • Mensajes: 222
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Sobre las cosas del Reino de Francia
« en: 26 de Enero de 2013, 04:20:50 am »

Francia. Los territorios fieles a la dinastía Valois ocupan gran parte del mapa. Sobre dichos dominios los caballeros pueden realizar todas las labores de construcción y recolección de impuestos. Las tierras pertenecientes al Reino de Francia son territorios seguros y las gentes que los habitan son vasallas de la Corona. Sobre Francia hay varias ciudades muy importantes: Ruán (actualmente bajo asedio inglés), París (en poder borgoñón), Orleáns y Reims.1 Al inicio de 1418, Normandía, región situada en el norte del Reino, está siendo invadida por el rey inglés Enrique V, de la casa de Lancaster, quien reclama su derecho al trono francés ocupado por el indispuesto Rey Carlos VI. La misión de los nobles franceses es evitar que más tierras leales caigan a manos inglesas, y además, recuperar las que han sido perdidas. El partido fiel a la Corona (y al que vosotros pertenecéis) es el partido Armagnac, que combate valientemente contra los ingleses y trata de contener el poder del Duque de Borgoña.2


Inglaterra. Tras una breve pero cruenta guerra civil, la casa de Lancaster se ha alzado con el poder, ocupando el trono. A la cabeza de Inglaterra está el monarca Enrique V, victorioso comandante de la Batalla de Agincourt. No satisfecho con su victoria, y conociendo el debilitado estado en el que se encuentra la corona francesa, el monarca inglés ha organizado una nueva fuerza de invasión y ha desembarcado en Normandía. Con la nobleza muerta o capturada tras Agincourt y el rey francés Carlos VI indispuesto para gobernar,3 gran parte de las tierras del reino peligran. Para Enrique V las victorias en el campo de batalla se traducirán en victorias en la corte, donde espera ser declarado heredero al trono de Francia. Si Enrique V logra sus objetivos, la Casa de Valois perdería su poder y Francia caería en manos inglesas.

Las tierras invadidas por los ingleses (marcadas en rojo) están pobladas por gente hostil hacia la corona. Las ciudades y plazas fortificadas de Normandía han sido guarnecidas con soldados fieles a Inglaterra. Los ejércitos de Francia deben reconquistar estos feudos si desean detener las aspiraciones de Enrique V.


Ducado de Borgoña. En teoría, el Duque de Borgoña, Juan sin Miedo, es vasallo de la corona francesa y debe obediencia a nuestro Rey, Carlos VI. Sin embargo en los hechos, el Duque de Borgoña es prácticamente libre y sus dominios son independientes. Por si esto fuera poco Juan sin Miedo frecuenta a la reina, ocupa el puesto de regente cuando el rey se ausenta y, a través de su partido, el partido borgoñón, el Duque controla la corte. Astuto, decidido y taimado, Juan sin Miedo busca cualquier oportunidad para ampliar su poder. Mantened vuestra distancia.


Ducado de Bretaña. Hacia el occidente se halla la península de Bretaña, dominada en su totalidad por Juan VI, nominal vasallo de la Corona de Francia. Los ingleses, esperando obtener un aliado en su lucha contra Francia, apoyaron al padre de Juan durante la guerra de sucesión bretona. Una vez en el poder, el nuevo Duque se declaró vasallo de Carlos VI de Francia, traicionando a los ingleses. Tras la muerte de su padre, Juan VI asumió el ducado (tierras marcadas en verde). A diferencia de Juan sin Miedo, el bretón Juan VI no es una amenaza para los intereses de Francia, pero, dado que su lealtad es cambiante, es un personaje a tener bajo vigilancia.



    1 A partir de 1415, la corona de Francia, y más concretamente el partido Armagnac, se vio despojada progresivamente de territorios y poder político. En 1415 Harfleur cayó a manos de Enrique V y luego la nobleza francesa fue derrotada en Agincourt. Dos años después, en la invasión de 1417, Enrique capturó toda Normandía, incluidas las ciudades de Cherburgo, Ruán y Melún. Tras la revuelta de 1418, la ciudad de París se entregó al duque de Borgoña, hacia el que los burgueses parisinos guardaban enorme simpatía. El punto más crítico para la corona de Francia llegó en 1428, cuando los ingleses, imparables, pusieron asedio a la ciudad de Orleans, enclave que resguardaba los territorios del centro de Francia del avance inglés.
    2 El partido Armagnac (Armañac) fue una facción prominente en la política francesa de la época. Respondía a los intereses de los nobles más viejos (y reaccionarios) de Francia. Su líder inicial fue Luis de Orleans, pero tras su asesinato a manos de Juan sin Miedo en 1407, fue reemplazado por Bernardo de Armagnac, muerto Armagnac en 1418 a manos de partisanos borgoñones, el liderazgo de la facción fue asumido por el delfín Carlos, posteriormente Carlos VII.
    3 El rey Carlos VI el Bien Amado, el Ausente o, peyorativamente, el Loco. Mostró síntomas de su enfermedad desde los 24 años, en 1398, cuando se dirigía a sofocar la rebelión del Duque de Bretaña. Su vida transcurrió entre escasos periodos de lucidez y largos letargos de locura. Los cronistas de la época buscaban eufemismos para su enfermedad. Se decía que el rey estaba indispuesto, que se hallaba ausente, que no estaba en sus cinco sentidos, etc. Mi sugerencia, caballeros, es que no mencionéis su locura en ningún momento. Y tratéis el tema con extremada delicadeza.


« última modificación: 10 de Febrero de 2013, 02:53:56 am por Cedric »
Moderador de 1418
"La guerra sin fuego es como una salchicha sin mostaza"

Cedric

  • Moderador
  • Usuario Completo
  • *****
  • Mensajes: 222
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Dos hombres ambiciosos y un rey loco
« Respuesta #1 en: 10 de Febrero de 2013, 02:49:35 am »

   
Dos hombres ambiciosos y un rey loco


La disputa entre familiares que afecta al Reino de Francia, y que está a punto de convertirse en una guerra civil a gran escala, surgió hace algunos años. El rey Carlos VI tuvo su primer acceso de locura en 1392, tras este, siguieron otros, el rey perdía la lucidez por periodos prolongados de tiempo y, súbitamente, la recuperaba. Su hermano, Luis duque de Orleans, fungió como regente durante la ausencia de Carlos VI. La regencia de Luis se caracterizó por malos manejos de las finanzas y una corrupción galopante. Se decía que Luis usaba los fondos del tesoro real para enriquecerse a sí mismo, que tenía amoríos con la esposa de su hermano, la reina Isabel de Baviera, e, incluso, que la locura del rey era efecto de unos hechizos que el duque había conjurado. El único príncipe que podía contrarrestar las acciones del duque de Orleans era su tío, el duque Felipe de Borgoña. Durante muchos años, entre ambos duques hubo una lucha, silenciosa y taimada, para obtener el favor del rey y controlar la corta. La distribución de propaganda por todo el reino, eliminación de impuestos, negociaciones con nobles y cortesanos, bulas papales, sobornos y asesinatos caracterizaron esta etapa.

Incestuoso, hechicero y tirano

La lucha por el poder terminó súbitamente en 1404, año en que el duque de Borgoña murió. Despejado el camino de rivales, Luis de Orleans, ascendió a la cima de su poder. Sin oposición, el duque hizo lo que quiso con el reino. Para sostener los gastos de su corte subió los impuestos en sus tierras, pero al ver que el dinero recaudado no podía sostener su despilfarrador gasto, el duque hizo una jugada atrevida: subió los impuestos en las tierras de Borgoña. La provocación fue contestada por Juan sin Miedo, sucesor de Felipe, duque de Borgoña. A partir de entonces, Juan fungiría como un importante contrapeso a las aspiraciones de su primo Luis. Entre los dos duques inició una nueva rivalidad, que culminó pronto, en 1407, cuando una pandilla de ladrones, contratados por Juan sin Miedo, asesinó al duque de Orleans.

El duque de Borgoña no tuvo reparos en admitir, una vez conocida la noticia, que los asesinos habían sido contratados por él mismo. La noticia fue recibida con consternación entre los príncipes de la sangre (aquellos genéticamente cercanos del rey) pero en las ciudades, especialmente en París, el asesinato del duque de Orleans fue recibido con júbilo. Los rumores negativos sobre el duque Luis, su coqueteo con la hechicería y la incestuosa relación que sostenía con la reina, aunados a los altos impuestos que grababa sobre sus súbditos, le habían hecho un líder odiado por el campesinado y la burguesía. Contratados por el duque de Borgoña, los sabios del colegio de París, estudiosos de las leyes, justificaron la acción, argumentando que se trataba de un “tiranicidio” y, por lo tanto, el asesinato del duque de Orleans había sido un acto de nobleza redentora por parte de Juan sin Miedo.

Juan sin Miedo

La justificación de los doctores de París ponía a Juan sin Miedo como un héroe ante el pueblo llano, pero los príncipes de la sangre aún podían recriminarle el acto. Muchos acudieron en audiencia al rey Carlo VI, y le rogaron que tomara cartas en el asunto, pero, aún muerto Luis de Orleans, la locura del rey no había disminuido (el hechizo era muy poderoso, no se desvanecería fácilmente, dirían los teólogos de París).1, 2 Incapaces de hacer nada, los príncipes regresaron a sus dominios.

Ahora el duque Juan era quien ascendía a la cima de su poder. En París, el duque obtuvo el control sobre la frágil mente del rey Carlos, consiguió para sí las simpatías de la reina Isabel (se rumoró incluso que el duque de Borgoña reemplazó al duque de Orleans en el lecho de la reina), manejó a la corte a su antojo y fue aplaudido por la población parisina.

Bernardo de Armagnac

Este estado de cosas no duraría tanto, pues el hijo y sucesor de Luis de Orleans, Carlos, se había aliado con Bernardo, conde de Armagnac, un personaje que supondría un rival poderoso para las aspiraciones de Juan sin Miedo. El conde de Armagnac era un caballero de gascuña, bravo, fiero, belicoso, probaría ser un líder nato.3 Alrededor de él, se reunieron todos los caballeros que despreciaban a Juan sin Miedo, de ahí que la facción tomara su nombre.

El conde de Armagnac, acompañado de sus aliados entró a París y obligó a Juan sin Miedo a huir a sus dominios en Borgoña. El control del rey y la corte cambiaron, nuevamente, de manos. Los años de la ocupación armagnac en París fueron violentos, los armagnac mantenían una férrea disciplina sobre la población parisina, pues conocían las simpatías que ésta guardaba hacia el duque de Borgoña. Durante este periodo ambas facciones sostuvieron constantes escaramuzas en las afueras de París. No había una guerra abierta, pero los partisanos de cada bando discutían entre sí en las plazas de las ciudades, riñaban en las tabernas y se acuchillaban al amparo de la noche. Empezó una guerra no declarada que dura hasta el día de hoy, año de 1418 de nuestro señor Jesucristo.



Primer acto

Durante este periodo de guerra velada, sucedió algo que marcaría la política del reino durante muchos años. Escasos de tropas que lucharan por sus causas, ambos líderes acudieron a la corte del rey inglés Enrique IV a solicitar apoyo militar. El rey decidió apoyar a ambos y, durante algunos años, muchos y pequeños contingentes de arqueros y hombres de armas cruzaron en barcos el Canal de la Mancha y combatieron con armagnacs y borgoñones en Francia. Estas experiencias les permitieron reconocer el terreno, establecer relaciones con los locales y, sobre todo, enterarse de lo jodida que estaba la situación en el reino. Los ingleses olieron el perfume francés y quedaron prendados de él.







   1 El teólogo Jean Petit afirmó que Luis de Orleans fue un tirano e intentó demostrar que sus crímenes eran contra el rey y contra Dios. Petit acusó al duque de involucrarse en la hechicería, intentar envenenar al rey y usar sus poderes para usurpar su trono. Sobre la relación de Luis de Orleans con la brujería, véase: Aleksandra Nicole Pfau, "Madness in the Realm: Narratives of Mental Illness in Late Medieval France", Tesis de doctorado en Filosofía, Universidad de Michigan, Michigan, 2008, pp. 93-96.
    2Además de Luis de Orleans hubo otros grandes nobles de la época que se relacionaron con hechiceros, según la crónica de Michel Pintoin, Felipe de Borgoña, padre de Juan sin Miedo, había intentado curar a su hermano el rey con auxilio de hechiceros. Y además, en 1419, Juana de Navarra, madre de Enrique V, fue arrestada en Inglaterra bajo cargos de conjurar hechizos contra el rey inglés, véanse notas en: Richard Ager Newhall, The English conquest of Normandy 1416-1424, New Haven, Yale University Press, 1924, p. 273.
    3 Sobre los atributos políticos y militares del conde de Armagnac, véase: Eyre Evans Crowe, The History of France, vol. I, Londres, Longman, 1830, p. 123.

« última modificación: 10 de Febrero de 2013, 03:00:06 am por Cedric »
Moderador de 1418
"La guerra sin fuego es como una salchicha sin mostaza"

Amargorojo

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 6
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Sobre las cosas del Reino de Francia
« Respuesta #2 en: 29 de Junio de 2015, 04:26:21 pm »
Pero si las matitas estбn la mar de monas sin tocarles una hoja 

їPara quй mбs trabajo?

Cita:
Acabo de publicar una buena entrada acerca de Levitra y sus contraindicaciones o algunos datos sobre reacciones adversas de Fildena.

CarEi

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 6
  • Actividad:
    0%
    • Ver Perfil
Sobre las cosas del Reino de Francia
« Respuesta #3 en: 01 de Julio de 2015, 06:39:21 pm »
Entre la paella    las citas    las que son al verres y lo tarde que es pa mis ojos,      no me enterao de naaaaaaa

 

anything