Mostrar Mensajes

Esta sección te permite ver todos los posts escritos por este usuario. Ten en cuenta que sólo puedes ver los posts escritos en zonas a las que tienes acceso en este momento.


Temas - Cedric

Páginas: [1] 2
1
1418 / Turno 6. Invierno de 1419.
« en: 23 de Abril de 2013, 01:28:04 am »



¡Repicar de campanas!

La boda del gran Tesorero de este reino, el poderosísimo Miguel Doukas está por celebrarse en la ciudad de Tours. Se rumora que el bizantino quiere entrar a dicha ciudad con un ejército de mil hombres, cosa que hace sospechar a su suegro, el señor Juan de Tours, quien se sabe amenazado por el Delfín. Esperamos que todo sea fiesta y pompa y queden atrás las rencillas del pasado.

Todos los caballeros del reino están invitados a la boda que se celebrará en Tours, asistid, pues se premiará con una libra al mejor músico de la corte (tirada de dados entre todos los presentes que roleen)

Angers sitiada

La ciudad de Angers, vasalla leal al partido del Delfín, está bajo asedio por orden del mismísimo Juan de Tours, quien ha enviado mil hombres a atacar. Jean de Angers pide auxilio a los señores vecinos y ha despachado mensajeros a la corte del Delfín. Será cuando menos curioso ver a los caballeros que se dicen “leales” a Francia departiendo con los borgoñones en Tours mientras sus verdaderos colegas caen bajo las espadas de sus enemigos. ¡Buen provecho, mis señores!

Angers, con una sola compañía como guarnición, es sitiada por dos compañías del señor de Tours. Lo más probable es que la ciudad sea tomada por asalto.

Ira borgoñona

Enterado de las masacres de Ruán y de Vernon, el duque Juan sin Miedo ha ordenado la movilización total de sus tropas. Hombres fieros de borgoña se han movilizado iniciado el invierno y se rumora que la campaña no acabará sino hasta haber capturado varios de los condados del partido delfinista. Al norte Compiegne, Soissons y Valois están ocupados por tropas del duque. Al sur del sena, en las inmediaciones de París, Melun, Fontainbleau y Chevreuse peligran. La captura de estos territorios supondría un duro golpe para la moral y la economía del partido delfinista. El duque de Borgoña ha enviado, además, numerosos emisarios a las ciudades más importantes de Francia denunciando los atropellos que los delfinistas han cometido en contra de su pueblo. Esto, mis señores, parece ser guerra abierta.

Habéis despertado al monstruo, mis señores. ¿Cómo podéis solucionar la escalada de este conflicto?

Batallas por mar y tierra.

En una audaz maniobra, el señor de Gaucourt ha reconstruido la debilitada flota francesa y ha puesto vela rumbo al sur para enfrentar a la armada del rey Enrique V, mientras al sur el padre Jean Juvenal y el marqués de Louvois realizan una serie de maniobras para derrotar al ejército inglés en Caen. El marqués, sin embargo, se ha visto soprendido por el ejército inglés comandado por el duque de Clarence, que se reagrupó desde el otoño en Harcourt. Difícil panorama el que se presenta para ambos bandos, pues esta pareja batalla puede ser decisiva al corto plazo: en Crotoy han interceptado mensajeros ingleses que partían rumbo a Calais y se ha descubierto la movilización de un nuevo ejército inglés que ya se prepara en las cortas de Dorset. Llegará pronto.

Aquí hay una serie de órdenes que se contradicen. Los ingleses de Caen y Harcourt atacaron, en una maniobra de pinzas, a las compañías del marqués de Louvois en Falaise. Pero el marqués y el padre Jean tenían intención de hacer lo mismo contra la guarnición de Caen. ¿Qué ataque debe resolverse primero?


2
1418 / El asalto a Vernon. Ciudad de Vernon, Turno 5.
« en: 06 de Abril de 2013, 03:58:13 am »
Desde las murallas los defensores arrojaban proyectiles de todo tipo. Flechas y saetas, y, con más frecuencia, ollas de agua hirviendo, piedras y troncos. En el foso se encontraban los hombres de Edoard Clemant, que intentaban escalar la maltrecha muralla con escaleras, cuerdas y, algunos, los más aventurados, reptando. El asalto era total en la sección sur y oeste de la muralla. 1,500 hombres intentaban tomar Vernon antes del anochecer y probablemente lo lograrían. La guarnición era insuficiente, apenas 500 hombres bien pertrechados, pero que tenían que defender un extenso perímetro de muros, torres y barbacanas. No darle descanso a los borgoñones era la clave del éxito.

Edoard Clemant, con tres compañías (dos en completa salud, y una en -1) ordena un asalto a la ciudad de Vernon. Por no tratarse de una batalla campal, sus bonificadores de combate no cuentan. La guarnición defensora tiene +1 de bonificación que le proporcionan las defensas, el comandante no tiene experiencia en combate en campo abiero ni asedio.


Compañía de Edoard Clemant (2 de salud) 1d6 : 1, total 1
Compañía de Edoard Clemant (3 de salud) 1d6 : 5, total 5
Compañía de Edoard Clemant (3 de salud) 1d6 : 3, total 3

Compañía borgoñona defensora 1d6+1 : 6 + 1, total 7

3
1418 / Cuchilladas en la oscuridad. Ciudad de Ruán, Turno 5.
« en: 05 de Abril de 2013, 12:08:18 am »
El señor de Rambures, cuya fe religiosa siempre había sido más bien escasa, salió de la capilla dando grandes zancadas. Al amparo de la noche cruzó la Plaza de los Frailes y se internó por las callejuelas del mercado. Su curiosa manera de caminar, extendiendo demasiado las piernas, como evitando charcos invisibles, le delataba aún en noche de luna nueva. Dobló por una esquina y cruzó una puerta. Al interior de la casa todo estaba oscuro. No había movimiento.

¡Diablos! susurró el señor de Rambures.

¡Infiernos! contestó una voz.

Se encendió una vela y, con la tenue luz, se empezaron a dibujar los rostros de muchos hombres de armas. A pesar de ser de noche y estar la ciudad de Ruán en calma estos hombres parecían tensos. Sudorosos y macilentos se recostaban contra las paredes de la gran casa, que entonces revelaba sus verdaderas dimensiones. ¿Es ahora, mi señor? preguntó un capitán a Rambures.

Sí, muerte a los traidores, contestó el hombre...

Esa noche de septiembre las armas francesas atravesarían carne y hueso borgoñón. Una cruenta masacre estaba por empezar en Ruán.

Las dos compañías guarnecidas en Ruán y comandadas por Andrés de Rambures (+1) atacan a las dos compañías aliadas guarnecidas en Ruán y comandadas por Guy le Bouteiller (+0).


Andrés de Rambures 1d6+1 : 6 + 1, total 7
Andrés de Rambures 1d6+1 : 3 + 1, total 4
Guy le Bouteiller 1d6 : 5, total 5
Guy le Bouteiller 1d6 : 3, total 3



4
1418 / Turno 5. Otoño de 1419.
« en: 04 de Abril de 2013, 02:47:49 am »


El rey de oros resurge

Llega otoño y se recogen los cultivos. El oro fluye a las arcas de los señores feudales, sean estos franceses, ingleses o borgoñones. Se rumora, por cierto, que el señor tesorero, Miguel Doukas vuelve a ocupar su trono como el hombre más rico de Francia, su riqueza sólo rivaliza con la del duque de Borgoña, cuya fortuna es también enorme. Es por todos sabido, además, que el señor Doukas busca esposa. En la corte son infinitos los señores feudales, en su mayoría nobles menores, que le adulan y agachan la cabeza a su paso. No hay rincón del palacio en el que el señor Doukas pueda descansar a gusto, incluso en la capilla los pusilánimes señores le persiguen para hablar alabanzas de sus hijas.

Un pobre caballero errante

Se rumora en la corte que el señor de Harcourt ha logrado liberarse de su captura vendiendo su condado de Fontainbleau por una módica suma. De ser así, pronto se reincorporaría a las acciones militares o diplomáticas que le atañen. La facción borgoñona de la corte le ha acusado de traición y publica edictos en los que se señala que se ha aliado con los ingleses y que regresará a la corte como un espía y no como un caballero de Francia. Lo cierto es que el señor de Harcourt está gravemente herido por la batalla de Lyons y su poder, tanto en el campo, como en la corte, está muy disminuido.

Fuegos de guerra

Dos poderosos ejércitos ingleses empiezan a rodear las posiciones de los capitanes Jean Juvenal, destacado en Domfront, y François de Louvois, cuyas tropas saquean Falaise (se rumora que se ha vuelto rico con el dinero que le reportó el pillaje). La atmósfera en la Normandía Central se tensa y es probable que haya sangrientas batallas en invierno. Mientras tanto en la rivera del Río Sena el gentilhombre Edoard Clemant, que hace poco tomó posesión del condado de Chevreuse, planea un asalto a la ciudad fortificada de Vernon, guarnecida por apenas un piquete de hombres fieles al duque de Borgoña. Hacia el sur, en el Loira, los señores de Angers y Tours se preparan para un cruento derramamiento de sangre entre señores feudales. El Delfín ya ha solicitado la pacificación de la zona, pero la respuesta de sus noble caballeros ha sido nula. Con el dinero viene la guerra...

Notas

He añadido al mapa los fuegos de saqueo, indican qué territorios no reportarán libras el próximo otoño. Algunos fuegos desaparecerán antes del otoño (el caso de Le Mans, Perche y Aumale) y otros, como acaban de ser saqueados, permanecerán humeantes durante un buen rato (Falaise, Fontainbleau)

Con Cherburgo en su poder, los ingleses se desplazan hacia el sur. Por su parte, los borgoñones que salieron de Troyes hace meses han logrado poner fuego a las antiguas tierras del condestable, quién, a tiempo, las vendió en afán de pagar su rescate. Alguien tendrá que detenerles...

Fomalhaut, el jugador que llevaba a Tanneguy du Chastel me dijo hace tres turnos que probablemente dejaría el juego, pero que haría lo posible por volver, dado que aún no regresa creo que es buena idea entregar sus tierras (y fortuna) al tesorero para que éste vea qué hacer con ellas. Se acercan sangrientas batallas y una masacre sorpresa que será resuelta este mismo turno.

Mi señor de Gaucourt, vuestra flota está anclada en Fécamp, por lo que no aparece en el mapa. Para efectos de desplazamiento, los barcos se rigen por las mismas reglas que los ejércitos.

Pagad vuestras deudas.

5
1418 / Turno 4. Verano, 1419.
« en: 25 de Marzo de 2013, 05:35:01 am »

Déficit y humo negro

Los banqueros italianos relamen sus labios al ver que todos los préstamos ofrecidos ya fueron solicitados. Dicharacheros como son, astutos, comelones y amigables, los banqueros han sido poco discretos y ahora todo el mundo sabe que el partido delfinista está escasísimo de dineros. Por si eso fuera poco, el monarca inglés Enrique V, ha girado la orden, desde su campamento en Lyons, de que los ingleses en Normandía abandonen la estrategia de conquista a corto plazo y se aboquen a arruinar las cosechas de los franceses. Compañías enteras han sido enviadas a arrasar con los sembradíos y aldeas indefensas en Aumale, Liseux, Harcourt y Perche. El duque de Borgoña, por su parte y como represalia por la conducta del señor de Rambures ha destacado compañías en Montargis y Compiegne, esta última amenaza con capturar la ciudad, cuya guarnición es inexistente. Hacia el sur, el señor de Tourraine saqueó los campos de Le Mans. Esta actitud llegó a su final tras una rápida entrevista con el señor tesorero. El gobernador de Tourraine marcha ahora hacia el sur para tomar la ciudad de Angers. La recompensa del delfín por apaciguar la zona se duplica (visitad el Mercado de San José).

Ciudades liberadas, ciudades perdidas

En el norte de la península de Cotentin Cherburgo cae finalmente ante los ingleses. Mientras que al sur, en St. Lo, los ingleses se hacen fuertes bajo el mando de Juan de Clifford, quien fuera despachado desde Cherburgo meses atrás. Domfront, en cambio, obtiene un respiro momentáneo al ser liberada del salvaje asedio al que estaba siendo sometida por el ya difunto Lord Talbot.

Hacia el este, el condado de Chevreuse es liberado por el buenhombre Eduard Clemant, quién, se rumora, desea dejar atrás sus humildes orígenes y obtener un título nobiliaro. Como lo indica la ley, lo lógico es que Clemant entregue al rey la posesión del condado recién liberado y, después, lo solicite para sí. El rey podrá entonces decidir a qué caballero desea entregarlo. Es hora en que Clemant no ha decidido qué hacer con el condado en cuestión. Invitamos al resto de los caballeros a debatir sobre el tema y asesorar al bravo guerrero.

Una cabeza o dos cabezas

Mientras el duque de Borgoña sigue enviando heraldos a todas las ciudades del reino para anunciar la recompensa que pende del cuello del señor de Rambures, el monarca inglés, Enrique V, negocia ya la liberación del señor de Harcourt. Al ser éste último condestable de Francia y guerrero experimentado, los ingleses han fijado sobre su persona un precio de liberación de 2 libras. Se rumora, sin embargo, que el señor de Rambures quiere sugerir un intercambio y ofrecerse prisionero. Será suicida, dicen algunos en la corte. Es claro que una intensa discusión se aproxima.

Perfume de rosas

¡El tesorero busca esposa! Se sabe a todas voces en la corte que el tesorero Doukas busca desposar a alguna dama bien dotada (en todos los sentidos). Algunos ministros del partido borgoñón ya mascullan en la corte que es frívolo por parte del señor tesorero entregarse a las mieles del amor cuando sus súbditos están muriendo a manos inglesas. ¿Alguna interesada?

Pues nada, turno corregido y aumentado. La guerra civil se vuelve más grave, pues ambos partidos se atacan por diversos frentes. El señor de Rambures desea entregarse a los ingleses con tal de que éstos liberen a su fiel camarada el condestable Juan de Harcourt. Los ingleses y borgoñones se movilizan y es hora en que ambos bandos no han cruzado espada. Juan sin Miedo se halla fúrico por la captura de Chevreuse y la posibilidad de perder Vernon, Edouard Clemant debería cuidarse.

El próximo turno se cumple el primer año de juego, habrá dos puntos de experiencia para los jugadores que más roleo han llevado a cabo a lo largo de estos cuatro turnos. Y lo mejor de todo ¡ya tenemos generador de tiradas! (especial agradecimiento a viu).




6
1418 / A lo lejos se erigía Domfront. Campo de Domfront, Turno 3.
« en: 16 de Marzo de 2013, 09:34:53 am »
Los hombres del padre Jean Juvenal se enfrentaban a los ingleses que se habían posicionado en la arboleda al tiempo que los soldados del señor de Louvois se batían en dura refriega con los enemigos apostados en el llano. La pequeña ciudad de Domfront se erigía a lo lejos, oculta por un velo azul, entre suaves colinas. Los carros de víveres, las prostitutas, las esposas de los soldados y sus familias se habían quedado atrás, resguardados por un pequeño piquete de soldados. Si la batalla era perdida, los ingleses se cebarían sobre la comida y las vaginas francesas, como era costumbre.

7 ejércitos franceses, 4 bajo el mando de Jean Juvenal (+2) y 3 bajo el mando de François de Louvois (+1) atacan a 6 ejércitos ingleses, bajo el mando de Talbot (+2), que están asediando Domfront. La compañía francesa de Domfront sale a presentar batalla, pero como es comandada por un capitán no experto, no obtiene bonificadores. Los dos primeros dados corresponden a los (tiré dos tandas de dados, los primeros 8 corresponden a los ejércitos franceses, los segundos 8 son ingleses. Los dos últimos dados se anulan, sin embargo, pues ingleses sólo hay 6 (es que este generador no me deja tirar tandas de diferentes números de dados).

Los primeros 4 dados de arriba corresponden a las compañías de Jean Juvenal (los primerísimos dos son las compañías heridas), los otros 3 son los hombres de François de Louvois y el último dado es el de los soldados de Domfront.




La tabla ya con bonificadores:

Jean Juvenal vs Talbot
François de Louvois vs Talbot 
Domfront vs Talbot
5, 7, 7, 7 vs 8, 8, 3, 7
2, 3, 6 vs 8, 3, 0
2 vs 0

Una de las compañías de Jean Juvenal pierde ante Talbot, por lo que recibe 1 daño sin inflingir ninguno. Una de las compañías de Talbot pierde ante Jean Juvenal, por lo que recibe 1 daño. Las otras dos empatan por lo que se dañan mutuamente. Una compañía de François de Louvois pierde críticamente contra Talbot (diferencia de 5 o más en la tirada), por lo que sufre 2 daños sin inflingir ninguno. Una compañía de Louvois empata con una de Talbot.

Quedan dos tiradas comodín, que, debido a vuestra superioridad numérica, no tienen contra quien enfrentarse directamente y podéis dirigir contra las compañías enemigas que deseéis (o no enfrentarlas). Coloco un diagrama aquí debajo para que quede más claro el panorama. Como siempre, dos corazones indican dos puntos de salud, un corazón, uno y nada significa salud completa. Cada compañía enfrentó su tirada (marcada con el número en negro) con la compañía que tiene justo debajo. Los dos del final son los libres y podéis acomodar sus tiradas donde os plazca. Planead con inteligencia.



Es hora de negociar, si veis que me falta sumar algún bonificador o algo, decidlo.

7
1418 / El día más funesto. Lyons, afueras de Ruán, Turno 3.
« en: 14 de Marzo de 2013, 06:33:36 pm »
Un amenazador batir de tambores se empezó a escuchar en el campamento francés. Bum, bum, bum. Las compañías del señor de Rambures ya entraban a Ruán, apresuradamente, corriendo, llevando carretas de víveres y munición. En las faldas de la colina que meses antes viera la decapitación, a sangre fría, de cientos de prisioneros ingleses, se hallaba el señor de Harcourt, condestable de reino. Bum, bum, bum. Sus piquetes de soldados estaban muy castigados, algunos habían enfermado, contagiados, seguramente, por la pestilente ciudad, otros habían perdido uno o varios miembros, y sus muñones sangrantes se revolvían en el fango cada vez que intentaban desplazarse. El condestable había pensado en una entrada triunfal a  Ruán, sus valientes hombres y los finos corceles de su estado mayor entrarían como salvadores, las campanas repicarían, la gente se abalanzaría a las calles, apreciando los coloridos pendones que ondearan al viento, las lustrosas armas, las finas ropas, pero esas visiones se habían desvanecido hacía semanas. Lo que quedaba de su ejército era nada ¿qué había hecho con las compañías reales? ¿a qué clase de trampa las había conducido?. Incluso aunque lograran sobrevivir el golpe que se aproximaba se verían luego rodeadas por un poderoso ejército inglés, encerrados en una ciudad hostil, fiel al duque de Borgoña y enemiga a muerte del maniático señor de Rambures, cuya cabeza, se decía, tenía precio...



Cuatro ejércitos ingleses comandados por Enrique V (+3) atacan a los cuatro ejércitos franceses comandados por el señor de Rambures (+1) y el condestable de Harcourt (+2). La primera tanda corresponde a los ingleses, los dos primeros dados de la segunda a Harcourt y los otros dos a Rambures. Recuerden que como esta es una tirada de retirada, los franceses no atacan, pero sí pueden defender. Haré todo en esta tabla ya sumando los bonificadores.


Enrique V contra Harcourt
Enrique V contra Rambures 
9 y 4 vs 4 y 5
4 y 4 vs 7 y 3

Las dos compañías reales perecen en la batalla, Rambures logra salvar una suya de cualquier daño mientras la otra sólo sufre -1 a la salud. Como todos los ejércitos comandados por Harcourt han desaparecido, éste tiene que hacer una tirada de salvación. La dejamos pendiente para generar suspenso. ¿Será capturado? ¿Morirá? Descúbralo en el próximo episodio de "El día más funesto".


8
1418 / El caballero que se hizo a la mar. Zona marítima 5, Turno 3.
« en: 14 de Marzo de 2013, 05:33:53 pm »
¡Crac! ¡Crac! La embestida de la nave inglesa fue brutal, su quilla se enterró en las entrañas del barco de la flota real. Tras el impacto inicial, que dejó a varios marineros y soldados en el suelo, los ingleses abordaron la nave dando grandes alaridos, como era su costumbre. Rápidamente las espadas fueron desenvainadas y algunos ballesteros hicieron blanco en los enemigos, en espacio tan cerrado, el combate mano a mano se volvía más salvaje. Los hombres rodaban por el suelo golpeándose con lo que hubiera, estrangulándose con las cuerdas del mismo barco, golpeando con el fuste de las ballestas o acuchillándose con las dagas de marinero. El señor de Gaucourt se batía con igual fiereza contra un arquero inglés. Nadie traía armaduras, todos iban ligeros de ropas y de armas.

Un barco inglés (+1) ataca al barco francés comandado por el señor de Gaucourt (+2).



Ingleses: 6, Gaucourt: 5. Empate, ambos barcos pierden un punto de entereza.

El combate era rápido. Los que iban a morir, morían en cuestión de minutos. Los que sobrevivían, permanecían de pie sobre la cubierta del barco, dando mandobles y cuchilladas. El señor de Gaucourt subió al castillo, en la popa de la nave y contempló la refriega. No había un claro ganador a todo esto, pero algunos ingleses ya habían bajado a bodega y estaban prendiendo fuego a las velas de repuesto, las maderas para reparación y algunas otras mercaderías que abrasaban rápidamente. Se elevaba una ligera columnilla de humo desde el interior del barco. ¡Apagad ese fuego! ¡Apagadlo!



Ingleses: 7, Gaucourt: 6. Empate, ambos barcos pierden un punto de entereza.

Tan enfrascados estaban los soldados en asesinar ingleses que nadie hizo caso a la orden del señor de Gaucourt salvo unos cuantos mozos. Tomaron sus cubos de madera y empezaron a jalar agua de los toneles, pero no fue suficiente. El fuego se expandió y alcanzó la bodega de munición. No es que hubiera mucha pólvora allí dentro, pero algo era algo. Una detonación se escuchó y el barco empezó a hacer agua. El barco inglés, prendado por la proa al barco francés empezó a sumergirse por adelante. Y en pocos minutos ambos barcos eran historia. Los marineros, hábiles nadadores, se arrojaron al agua. La mayoría de los soldados y arqueros murieron ahogados.



Ingleses: 6, Gaucourt: 8. Empate, ambos barcos son destruidos.

Tirada de salvación del señor de Gaucourt:




2. En situaciones normales esto implicaría heridas de gravedad y captura, pero como el barco inglés también fue destruido, la captura del señor de Gaucourt es imposible, por lo que este sólo sale malherido (-2 a la salud) y, tras nadar a la costa, logra llegar a Crotoy. La carrera marítima del señor del Gran Almirante ha llegado a un abrupto y rápido final. Por ahora...

9
1418 / Turno 3. Primavera, 1419.
« en: 10 de Marzo de 2013, 08:53:19 pm »


Rambures el degollador.

La Navidad fue una celebración fría entre los cortesanos del rey Carlos. Frío era el clima y fríos también los ánimos. Los actos recientes del señor de Rambures -la decapitación del mensajero del duque de Borgoña y la amenaza dirigida hacia el rey-, que habían provocado la furia de la facción cortesana y la rápida movilización de todo el poderío borgoñón, no quedarían impunes. Se decía que Juan de Borgoña ya había puesto precio a la cabeza del caballero francés (que se encontraba a las afueras de Ruán) y que, además, se había ocupado de provocar el malestar entre los soldados y capitanes ingleses al degollar a todos los prisioneros que pudo capturar. Rambures se estaba haciendo fama de sanguinario con extrema rapidez. En las plazas y mercados se contaban las historias más espeluznantes sobre sus actos, y las madres borgoñonas utilizaban la mala fama del caballero para amenazar a los hijos malportados.

Rambures y Harcourt se hallan en Lyons, a las afueras de Ruán y buscan replegarse hacia el interior de la ciudad. El ejército inglés, comandado por Enrique V (+3) les ataca antes, pero como los franceses ya emprendieron la retirada, no se trabará combate. Los ingleses sólo podrán hacer una tirada de dados como castigo. Al interior de Ruán está Gui le Bouteiller, caballeroso adversario de Juan de Harcourt y vasallo del duque de Borgoña.

Tambores de guerra en Domfront

Por la noche, los ejércitos del señor des Ursins y Louvois llegaron a las afueras de Domfront. La ciudad se erigía en lo alto de una ligera pendiente, humeaba desde el interior. Y horrorosos gritos de hombres, mujeres y niños emergían desde el interior de las murallas. A las afueras de la ciudad, el ejército inglés acampaba, comandado por Lord Talbot, uno de los estrategas más brillantes al servicio del rey Enrique V, aunque para la lucha de asedios era más bien torpe. Amparados por la noche, llegaron de esta manera los hombres franceses, y se posicionaron en una colina cercana, en orden muy apretado buscando el cobijo de los estandartes. Al despuntar el alba, empezaría una memorable carnicería cuyo resultado era incierto.

Mientras Talbot pone asedio a Domfront con 6 ejércitos, Jean Juvenal des Ursins y François de Louvois llegan a levantar el asedio con 4 y 3 ejércitos respectivamente. Numéricamente los franceses tienen la ventaja, pero los ingleses están frescos, mientras dos compañías del padre Juvenal están mal apertrechadas.

El Tesorero en Balon

Vuelto de un rápido viaje a tierras lejanas, el Tesorero del reino, Miguel Doukas, Rey de Oros, tendría que defender sus propias tierras. Amenazados sus dominios por las maniobras de las compañías borgoñonas que venían desde Tourraine, el señor Doukas aprestaba unos centenares de hombres para la defensa de sus tierras. Hacia el sur emergían gruesas columnas de humo que eran barridas por el viento. "Mis dominios de Le Mans", pensaba el Tesorero, "Mi gente sufre".

La compañía borgoñona que se desplaza hacia el norte se mueve hasta el campo de Le Mans. El señor Doukas ordenó el reclutamiento de una compañía allí, pero como eso hubiera significado un combate inmediato o una guarnición "repentina" de la ciudad, he decidido colocar la compañía reclutada en Balon.

Extras

Desde Troyes una compañía sale hacia Soissons con rumbo a Compiegne, condado del señor de Rambures (esta acción es una clara represalia por los infames actos del señor de Rambures para con sus súbditos). Mientras tanto, al sur, Montargis ya está siendo ocupada por un ejército borgoñón. En la zona marítima 5, el señor de Gaucourt, que pretendía navegar hacia Cherburgo para liberar el asedio es interceptado por un navío inglés. Este combate se puede resolver como tal o el señor de Gaucourt puede emprender la retirada táctica, con lo que tendría oportunidad para decidir su movimiento nuevamente.


10
1418 / Asamblea de los Estados Generales, Turno 2.
« en: 25 de Febrero de 2013, 01:41:49 am »
Reunidos los caballeros fieles al delfín y a la corona, un soldado se hace presente entre tan altos nobles. Ha venido con prisa desde muy lejos, pues suda y resopla como si el aire que respira no fuera suficiente para sus pulmones.

Mis señores, dice con voz entrecortada, mi nombre es Oudart Clavel, y soy lugarteniente del capitán de Melún. Mi capitán me ha enviado a deciros que es necesario que el gentilhombre Clemant, también conocido como Clemans, o bien el noble señor de Chastel abandonen rápidamente el saqueo que están realizando a las afueras de París y regresen sobre sus pasos para fortificar Melún, pues nos han llegado noticias que indican que un ejército lo suficientemente grande como para ocupar la ciudad ha partido desde Troyes y pretende marchar a través de Auxerre y Montargis, hasta llegar a Fontainebleau, desde donde realizarán el asalto sobre la desprotegida Melún. El duque de Borgoñona ha movilizado a sus hombres para atacar nuestras retaguardias y disuadirnos de cualquier ataque y tememos que una estrategia similar sea usada para capturar la plaza fuerte de Compiegne, en los dominios del señor de Rambures. Mis señores, planead vuestras acciones militares con paciencia y pericia, y proteged a los pobres súbditos del bienamado rey Carlos VI.

11
1418 / El mercado de San José.
« en: 24 de Febrero de 2013, 11:10:10 pm »
En lo alto las palomas revoloteaban con el repicar de cada campana y en lo bajo, cientos de pies pisaban el fango que cubría el mercado. Los vendedores daban grandes voces, gritando cada vez más alto para hacerse oír por sobre el bullicio. Parecía que toda la ciudad de Bourges estaba ya despierta, y el sol apenas despuntaba. Los panaderos calentaban los hornos. Los carniceros hacían traer las piezas de reses destazadas, las carretillas de madera que las transportaban dejaban un reguero de sangre por las callejuelas. Los joyeros se encorvaban sobre sus preciados tesoros, y los trabajaban mirando a traves de cristales que magnificaban la imagen. En las suntuosas casas de cambio, los mercaderes genoveses, venecianos y flamencos, contaban sus monedas y extendían ornados trozos de papel o de cuero que servirían como garantías, en caso de no pagar las deudas. El mercado de San José de Arimatea bullía de vida.

Préstamos:
I. El banquero Spinello Tolomei ofrece un préstamo de 2 libras, pagaderas a un año por 3.1
II. Alain el Gordo, banquero flamenco de gran reputación ofrece hasta dos préstamos de 1 libra, pagaderas a un año por 2.
III. Massimo de Génova ofrece un préstamo de 4 libras, pagaderas a tres años por 7. (Ya fue solicitado)

Misiones:
I. El delfín Carlos ofrece 2 libras a cualquier noble que se ocupe de apaciguar la región de Tourraine y capturar al ciudad antes de que llegue el verano de 1420.
II. El duque de Borgoña ofrece a cualquier buenhombre o noble una recompensa de 3 libras por la captura y entrega, en vivo, del señor de Rambures.



1 En realidad, Sipinello Tolomei es un personaje (también banquero) secundario en la saga Los Reyes Malditos,  pero he tomado el nombre y las características de este personaje como un pequeño homenaje hacia una de las grandes influencias literarias para este juego.

12
1418 / Turno 2. Invierno de 1418.
« en: 24 de Febrero de 2013, 08:35:29 am »

Calentar patatas era imposible

La sangre derramada en otoño, tras el contraataque francés, que le dio momentum a las tropas del reino, se heló sobre la nieve del invierno. Sería este un invierno particularmente crudo. Como venían siéndolo desde hacía algunos años, los inviernos eran cada vez más intensos, las personas morían de frío, especialmente aquellas que vivían en lo salvaje. Leñadores, eremitas y leprosos amanecían muertos al pie de los caminos, los miembros congelados, los rostros deformados en un rictus de dolor y agonía. Nadie se preocupaba por enterrarlos, pues el hacerlo hubiera significado detener la marcha y exponerse, durante más tiempo, a las inclemencias del clima. En las ciudades los descastados, pedigüeños, veteranos mutilados, ladronzuelos y demás gentes desfavorecidas veían sus pies congelarse por la falta de zapatos o, siquiera, abrigo. En Ruán la población padecía el doble. Aunque el ejército de refresco había hecho llegar a la ciudad un tren de víveres y ropas, éstos no habían sido suficientes para la desesperada población. Las cuchilladas en las esquinas y los robos nocturnos no se hicieron esperar, apenas oliendo una esperanza de liberación, los ruaneses abandonaron el decoroso sentimiento de reciprocidad que les había caracterizado durante el asedio y se dieron al pillaje, la violación y el asesinato. Guy le Bouteiller, a la sazón capitán de la plaza, no podía imponer el orden, pues sus piquetes de arqueros y soldados estaban ya muy debilitados. El borgoñón pedía auxilio a los señores de Rambures y Harcourt ¡venid a la ciudad! ¡apoyad a vuestros hermanos! Pero las misivas no habían sido respondidas.

A las afueras de la ciudad los ingleses se reagrupaban. La derrota del duque de Salisbury en la región de Lyons y la masacre de todos los prisioneros ingleses habían significado un duro golpe para los planes de Enrique V. Quien ya preparaba un poderoso contraataque. Su objetivo, mermar la fuerza del condestable y, de ser posible, capturarlo.

Desde Honfleur, una compañía inglesa cruza el Sena hacia Caudebec. Los ingleses levantan el asedio a Ruán y se mueven a Honfleur. Además, un barco inglés se aleja del sitio a Cherburgo y se desplaza a la zona marítima número 6, mientras una compañía  hace lo mismo pero por tierra.

Repicar de campanas

Era aún de madrugada cuando las filas de soldados, arrastrando los pies y resoplando nubecillas de aliento, se movilizaron hacia afuera de la ciudad de Troyes. El capitán iba hasta adelante del ejército y la delegación del duque de Borgoña, Juan sin Miedo, le daba las últimas instrucciones antes de partir. El capitán asentía con la cabeza, como molesto. Le habían obligado a salir temprano en la mañana, marchar hacia el oeste y asolar o capturar las tierras de los leales a Francia para distraerles de su ataque a París. Sería una misión sencilla, ir, aterrorizar a la población, saquear un par de pueblos, incendiar cosechas y derrotar algunas pequeñas guarniciones. Pasarían de largo por Auxerre (habían firmado una tregua con el gobernador de la ciudad) y empezarían su campaña en Montargis, subiendo a Fontainbleau. De ser posible, les había dicho la delegación de duque, entrad a París. Los ataques de distracción eran la especialidad de Juan sin Miedo, el hombre evitaba las batallas campales y los grandes asedios. Controlaba los movimientos del enemigo con ataques por la retaguardia y movimientos disuasivos. Una orden semejante a la de la guarnición de Troyes había sido enviada a Tours. Asolad las tierras del tesorero y, de ser posible, decía el mensaje, tomad Le Mans y haceos fuertes allí.

Desde Troyes es despachada una compañía borgoñona hacia Auxerre. La guarnición de Tours hace una salida hacia el norte, la ciudad recluta otra compañía, que es apostada al interior de la ciudad como defensa.

Un mensaje a Domfront

Tras la masacre de Falaise, los ingleses de los condados cercanos se habían reagrupado en Domfront. Sus intentos de pillaje se habían visto interrumpidos, pues era probable que los jinetes del Apocalipsis intentaran liberar Domfront. Un mensaje del padre Jean Juvenal había llegado a las compañías asediantes, pero era claro que el pobre clérigo no estaba al tanto de las noticias y los ingleses, haciéndose fuertes en las afueras de la ciudad se habían reído de él. ¿Atacarían los franceses esta vez que su ventaja ya no era tan clara?

Las compañías de Caen y Pontorson se desplazan hacia las afueras de Domfront, reforzando a la compañía inglesa que se encontraba allí.

París en ebullición

En las calles de París se levantaban barricadas, se cubrían de tierra las caras interiores de las murallas. Se reforzaban las torres. Se alistaban los cañones, se producían flechas y se engrasaban las ballestas. El capitán de París, Jean Villiers de L'Isle Adam, estaba nervioso. Numerosos ejércitos fieles al delfín se aproximaban desde el sur, comandados por dos grandes barones franceses, el gentilhombre Edoard Clemant y el nobilísimo Tanneguy du Chastel, enemigo acérrimo del duque de Borgoña. París tenía maneras de defenderse ante un asalto por sorpresa, y asediar la plaza, era de momento imposible. Sin embargo un mal cálculo en los planes o un repentino golpe de mano podían poner en peligro la posición de L'Isle Adam, hombre fuerte de Juan sin Miedo. Desde el otoño, las guarniciones cercanas a París habían sido evacuadas y enviadas a la capital, a donde aún llegaban los últimos piquetes de soldados. Probablemente se aproximara una carnicería.

Las compañías que acampaban en St. Denis y Montreuil son guarnecidas en París, ciudad que ahora cuenta con 4 compañías en su interior. La compañía que se encontraba en las inmediaciones de Vernon también se guarnece tras los muros de dicha ciudad.

Nota: Cometí un error, todas las batallas anteriores pertenecían al turno 1. El turno 2 apenas comienza, tienen hasta el viernes para enviar sus órdenes de turno.

13
1418 / Se aproxima el turno 2.
« en: 23 de Febrero de 2013, 07:31:54 am »
Mañana, tras resolver la batalla de los mares, vendrá la resolución del turno 2. Esperad un contraataque inglés, y mucha sangre.

14
1418 / El caballero que se hizo a la mar. Zona marítima 5, Turno 1.
« en: 23 de Febrero de 2013, 06:31:15 am »
La bruma matutina lo cubría todo, aunque el sol ya empezaba a abrirse paso entre las volutas vaporosas que los barcos iban dejando a su paso. El silencio era absoluto, pues el señor de Gaucourt había ordenado un abordaje sorpresivo sobre los dos barcos ingleses que se hallaban anclados en las bahías aledañas a Harfleur. Los marineros asomaban las cabezas por sobre las bordas del barco que comandaba el Gran Almirante. Sus hombres desconocían dónde y cómo un señor de tan noble linaje había aprendido un oficio tan vulgar como el de marinero. Los aparejos, las rafias y la lectura de los astros no eran algo a lo que la gente noble aspirara. Como siempre ha sucedido a lo largo de la historia, la nobleza veía a los marineros, como meros peones, gente vulgar desarraigada, borrachos, animalescos y deformes por la guerra y la vida en el mar. El señor de Gaucourt compartía algunos de estos rasgos, si bien era cierto que visitaba de cuando en cuando sus condados de Aumale y Beauvais, siempre se dijo que se sentía más identificado con la vida errante del marinero.

¡Aprestad las dagas!, un susurro recorrió la borda del barco, de popa a proa. Era la orden de combate.

2 barcos franceses, bajo el mando del señor de Gaucourt (+2) se enfrentan a 2 barcos ingleses (+1) en la zona marítima 5. Las dos primeras tiradas corresponden a los barcos franceses, la tercera y la cuarta, a los ingleses.

 


No sé si hasta el momento se comprenda bien el sistema de combate. Trataré de explicarlo en este tema:

En este caso 2 barcos se enfrentan contra dos barcos. La tirada del primer dado, se compara con la del tercero (barco A francés contra barco A inglés, por nombrarlos). Sumando los bonificadores vemos que 1+2=3 vs 4+1=5, la diferencia de puntos es de dos, o sea empate, por lo que ambos barcos sufren un punto de daño. El barco B francés (segundo dado) se enfrenta al barco B inglés (cuarto dado). Sumamos bonificadores: 5+2=7 vs 1+1=2. La diferencia es de cinco, y cuando la diferencia es de 5 o más se considera un golpe crítico. Es decir que barco B francés inflinge 2 puntos de daño a barco B inglés. El final queda, un barco francés con completa salud, el otro con un punto de daño y, además, un barco inglés con dos puntos de daño y un inglés con apenas uno. Les ha ido mal a mis amiguitos isleños.

15
1418 / Puertas cerradas. Al sur de París, Turno 1.
« en: 22 de Febrero de 2013, 01:38:21 am »
El perro regresó poco después, con una liebre entre las fauces. El cazador lo felicitó en silencio, dándole tres rudas palmadas en la cabeza y después trepó el árbol. Un momento después, el cazador había reptado hacia lo más alto y desde allá oteó la hondonada que se extendía hacia el frente y hacia abajo de su posición. El hombre parecía hecho para eso. Sus manos eran toscas, de dedos gruesos, de manera que le permitían asirse con excesiva fuerza a las ramas. La cabeza era grande y redonda, coronada por una capa corta de maltratado y seboso cabello. La piel del hombre estaba curtida por el sol, de color tan morena que parecía más propia de un sarraceno que de un cristiano. Sus ropas dificultaban distinguirlo del entorno salvaje, pues eran verdes y marrones, salpicadas por costras de lodo tan viejas que se habían adherido a la tela. De su cinto colgaban numerosas herramientas propias de los hombres de campo, varas afiladas para construir trampas, cordeles para activarlas, cuchillos para despellejar y bolsas para guardar carnadas, así como otras herramientas desconocidas para quien no se dedicara al oficio. Sobre el hombro del cazador había malcosidas tres franjas de tela azul, lo que le identificaba como uno de los exploradores al servicio del ejército Francés.

En lo alto del árbol, el hombre se permitió cantar. Quedamente, como para sí mismo y las hojas que se mecían al viento cerca de él, el hombre entonó, más mal que bien, La Balada de la Liebre y la Tortuga, muy en boga entre las gentes de extracción humilde por aquel entonces. Los numerosos destacamentos de borgoñones que se hallaban repartidos por la llanura no le escucharían. El grupo más cercano, compuesto por ocho hombres de diversas edades, cocinaba un pato recién casado y, por lo tanto, hacía demasiado ruido. En lo alto del árbol el cazador hubiera podido comprender lo que aquellos soldados decían de haber hablado su dialecto, propio de las gentes del norte, pero en vista de que parecía imposible de entender, el cazador se limitó a observar sus movimientos.

Dos de los soldados cocinaban el pato, avivando el fuego y moviendo constantemente el caldo, que además, contenía algunas verduras propias de la temporada. Cerca del fuego, tres de los soldados, desarmados y semidesnudos, jugaban obscenidades, pellizcándose con fuerza, unos a otros, los pezones y los miembros viriles. Los empujones se intensificaban y los soldados se acercaban peligrosamente a la olla de caldo, lo que provocó que uno de los cocineros les reprendiera con fuerza y maldijera a sus madres y, de paso, a la madre de Cristo, blasfemias que el cazador sí logró comprender. Otro de los hombres se alejó del grupo con un hacha. Irá por leña, pensó el cazador, y tal vez pueda matarle…

Hacia el sur, el gentilhombre Edoard Clemant, sin más propiedad que la tierra que pisaba, recibía informes de otros exploradores como el cazador moreno. Su ejército marcharía sobre los borgoñones a paso veloz, y caería sobre ellos al anochecer.

Cuatro compañías bajo el mando de Francois de Louvois (+1) atacan a una compañía borgoñona en el condado de Chevreuse, al sur de París. Los cuatro primeros dados son las tiradas de las compañías de franceses, el quinto es la tirada borgoñona.




Clemant acaba con los borgoñones en la primera ronda, pero éstos, antes de ser derrotados, logran hacer un punto de daño a una de las compañías francesas.

Los borgoñones del resto de condados colindantes con París se retiran tras la protección de los muros de la ciudad, de manera que ahora París está guarnecida por cuatro compañías con bonificación de defensa de +3. Además, al oeste de Chevreuse, el señor de Chastel se asienta en Lagny.



Páginas: [1] 2